cuando la maternidad te supera
Mamis como tú

Cuando la Maternidad te supera…

Hay días que la maternidad no es tan fácil como imaginabas, días que gritas más de lo normal, en los que un simple berrinche se puede convertir en una autentica tragedia griega,  días en los que te enfadas, lloras y te vuelves la más gruñona de la casa,  días en los que quieres coger un avión al Caribe ¡pero sola!, hay días en los que la Maternidad te supera.

Así es.. hay días en los que la Maternidad me supera y con creces!!…  Días en los que las buenas intenciones que tengo al levantarme; como no gritar, ser mas paciente y sosegada…se esfuman a los 5 minutos cuando me veo gritando a diestro y siniestro. Días en los que digo: ¡¡No hay que chillar!! y lo digo chillando, días en los que repito mil veces por minuto frases como: “date prisa”, frases que digo adrenalinica perdida, yendo y viniendo por toda la casa como si me hubiera tomado un Redbull.

Días en los que cogería un tren solo de ida y gritaría a los cuatro vientos que es lo pienso, como me siento en algunas ocasiones: “Desbordada” pero claro no es lo “políticamente” correcto. ¿Acaso esta mal reconocerlo? La respuesta es No,  lo que esta mal es pensar que si revelamos nuestros sentimientos nos pueden juzgar, nos pueden tachar de “Malas Madres” que es lo que muchas veces ocurre.  A todas las madres nos pasa pero somos pocas las que lo decimos. Somos de carne y hueso y no robots ¡Hombre ya!

¿Por qué nadie habla de lo que no se habla, por qué nadie dice lo que no se dice? Porque nos han vendido que tenemos que ser perfectas, ser unas madres abnegadas, rebosantes de amor a todas horas y que esos sentimientos no pueden ser parte de la Maternidad.

Frases como ” Ah eres una exagerada” “No es para tanto mujer” “Es cuestión de organización” no ayudan, todo lo contrario hacen que el sentimiento de culpa sea más grande de lo que ya es y  que nos hagan dudar de nuestra capacidad como madres.

Aquellos días en los que se me olvida todo lo que he leído acerca de la educación en positivo, la paciencia, el contar hasta diez.  Días en lo que  artículos como “10 cosas para ser la mejor madre del mundo mundial” ponen a prueba mi paciencia, pero me hacen reflexionar y pensar ¿Acaso a ninguna nos pasa esto? Claro que si porque no somos perfectas. Aunque muchas veces escuchemos historias felices para comer perdices como: Mi hijo come, duerme, no se ensucia, no hace rabietas… la realidad siempre supera a la ficción. “En todas las casas se cuecen habas” Queridas!!

Que todos esos mensajes, artículos, foros, o mesas redondas de como criar, educar y hacer de nuestros retoños  las mejores personas “Of the worlD”  ¡No nos agobien!

La maternidad no es fácil, no es un camino de rosas, no es esa que nos vendieron en revistas, la maternidad es un camino muy largo en el cual caes, te levantas y aprendes de tus errores. Donde lloraremos, nos enfadaremos y nos reconciliaremos con nuestros hijos y con nosotras misma una y mil veces.

Pero nunca olvidemos  que somos las mejores madres que podemos ser para nuestros hijos,  que aunque hayan días que seamos como el Dr. Jekyll & Mr. Hyde,  ó a veces caigamos en el lado oscuro de la Maternidad, los amamos con locura y daríamos nuestra vida por ellos.

Por todo ello, si algún día quieres aparecer en una isla desierta, quieres perder el conocimiento en un spa, o quieres coger el primer tren sin destino fijo y ¡Sola! no te sientas mal, destierra ese  sentimiento de culpa que llevamos a cuestas… No eres perfecta eres  ¡¡Una Mami Real!!

¡Hasta el siguiente post Mamis Reales!

Créditos: Fotografía de portada Javier Amigo

 

 

 

 

 

avatar

Mi Nombre es Sandra, peruana de nacimiento y española de corazón. Soy una Mami Real sin filtros ni colores pastel, real como la vida misma! Madre primeriza que aprende y se sorprende cada día con esta locura que es la maternidad.