UNA CARTA A MI MATRONA
Parto y Post Parto

Una carta a mi Matrona….

Dicen que el día que das a luz será un día que no se te olvidará en la vida, un día que recordarás para siempre como si se tratara de una película. Donde los únicos protagonistas seréis tú, tu bebé, y tu acompañante…¿Pero y tu Matron@?

Ya han pasado  unos meses desde que dí a luz a mi segundo hijo y recuerdo aquel día como si fuera ayer.. Tengo que reconocer que aunque ya no era primeriza, llegaba con las mismas dudas, miedos  e inseguridades que cualquier otra mujer. Porque ningún parto es igual, porque la misma mujer puede vivir aquella experiencia de una manera totalmente distinta, donde el pequeñín que viene en camino puede desencadenar una serie de acontecimientos no previstos, es una experiencia QUE SABES COMO EMPIEZA, PERO NUNCA COMO TERMINA…

Cuando llegué al hospital con mis contracciones, mi maletita de bebe lista y perfecta, mi Sr marido de acompañante y con mis expectativas a cuestas…después del reconocimiento me instalaron en la habitación/paritorio y miles de dudas asaltaron. Preguntas tipo: ¿Y ahora que? ¿Me acordaré de las lecciones Preparto? ¿Seré capaz? ¿Los mil y un libros de embarazo que he leído me servirán de algo? ¿Será igual que mi anterior parto? y así miles de preguntas retumbando en mi cabeza se quedaban sin obtener una respuesta fija.

Mientras andaba perdida en mis dolores, sensaciones, preguntas  y expectativas, llegaron 2 mujeres; una mas joven que yo y otra de mi edad y se nos presentaron: “Me llamo Marta y voy a ser tu Matrona, ella es Isabel y es la Auxiliar  “.

Enseguida las escudriñe de arriba a abajo, pensando y asimilando que  aquellas mujeres con caras sonrientes me ayudarian a traer mi bebe al mundo. Mientras yo andaba análizandolas, ellas colocaron las cosas, me explicaron todo y salieron de la habitación raudamente ya que había otro parto al mismo tiempo.

Me quede en la habitación con mi Sr Marido y le dije.. ¿Has visto que jovencita es la Matrona? ¿Tendrá hijos? Se le ve un poco seria pero es muy amable igual que la auxiliar ¿No te parece?…Enseguida una contracción me hizo salir de mis pensamientos…Poco después pude comprobar de primera mano que  nos habían tocado las mejores profesionales del mundo mundial.

Empezó siendo un parto con contracciones muy llevaderas pero medida que iban avanzando estas iban siendo “las contracciones de la muerte” y yo me convertí en la niña del exorcista en versión HD Dolby soundround!! Mis gritos se tuvieron que escuchar en todo el hospital y alrededores!!…Pero sin entrar en mas detalle (otro post) he de decir que fue un parto “corto pero intenso”, donde muchas veces me vi superada por el dolor, donde yo misma ponía en duda mi capacidad de hacerlo bien, donde por momentos me sentía débil y vulnerable.

Fué en esos momentos donde aquellas 2 mujeres fueron mis ángeles de la guarda, mi mano derecha y mi fuerza absoluta, como si se trataran de 2 voces interiores que me animaban a emponderarme, a vivir mi parto y a que yo fuera la protagonista. Esas mujeres que independientemente de edad y con gran profesionalidad sabían como tranquilizarme, animarme o darme ese empuje cuando hacia falta.

Nunca olvidaré esos ojos de Isabel en los que me vi reflejada, cuando mis brazos rodeaban su cintura esperando el pinchazo de la “ansiada” epidural, ojos que sin hablar me daban ánimos y empatizaban con lo que yo sentía. Tampoco olvidaré a Marta que con su paciencia, empuje, y constancia me hablaba en un tono dulce o serio dependiendo del momento, lo cual me hacia sentir segura y cómoda. No olvidare cuando salió corriendo a traer unos cds de música para que mi hijo viniera al mundo con la canción de Adele “Set fire to the rain”, que cada vez que la escucho me transporta a aquel momento.

De ambas escuchaba frases como: Que era capaz, que yo podía y que lo estaba haciendo muy bien…Frases que para una madre en aquellos momentos son el mejor bálsamo que puede recibir.

Por todo ello para todas esas “Martas o Isabeles” que acompañan a las mujeres y participan en el milagro de la vida, para todas aquellas esas matronas, enfermeras, ginecólogas que nos acompañan, arropan, y resuelven todas nuestras dudas durante el embarazo, parto y post parto esta humilde carta:

“Querida Marta e Isabel:

Aunque ya han pasado 2 meses desde me ayudasteis a traer a mi pequeño al mundo, tenía pendiente escribiros esta carta de agradecimiento con todo mi corazón. Sois y seréis de esas personas que formaréis siempre parte de mi vida.

Una vez una matrona me dijo que traer un hijo al mundo es un milagro de la vida, que los “astros tenían que confabularse” para que todo el proceso desde la concepción al parto saliera perfecto. Y anda que tenia razón!!

Gracias por toda vuestra paciencia, entrega, apoyo, profesionalidad y sobre todo por la empatía, cariño y respeto que me demostrasteis. Ser una matrona requiere mucha formación pero sobre todo vocación y eso vosotras teníais de sobra y se notaba.

Gracias por hacerme protagonista principal de mi parto, por darme la fuerza, cariño y seguridad, por esas miradas cómplices, por esos susurros dando ánimos, por esas caricias y paciencia infinita, gracias porque a pesar del cansancio siempre tuvisteis una sonrisa y una palabra amable, gracias por esas horas dedicadas y por esas gotas de sudor derramadas, por esos: “Tu puedes” y “Lo estas haciendo bien”, por desbloquear mi mente, mi alma y sobre todo por traer a mi pequeñín al mundo, por todo y por mucho mas gracias  y mil gracias!”

Aquí un precioso video que rinde un homenaje, a todas esas Matron@s, enfermer@s, residentes y profesionales de la salud que nos acompañan día a día en momentos tan importantes como el embarazo, parto y post parto, las cuales recordaremos por el resto de nuestras vidas…

Espero que os haya gustado este post tan Real como la vida misma…¿Y tu, que le dirías a  tu matrona?

¡¡Hasta la próxima Mamis Reales!!

 

avatar

Mi Nombre es Sandra, peruana de nacimiento y española de corazón. Soy una Mami Real sin filtros ni colores pastel, real como la vida misma! Madre primeriza que aprende y se sorprende cada día con esta locura que es la maternidad.